jueves, 5 de mayo de 2016

Bogotá

La ciudad como un devenir
de situaciones adversas, pero
tras cada suela decidida
el tatuaje en la cuneta
plasma en sangre lo que ebulle.

***

La semilla regada en tinta es dura
ni se pudre con lo oscuro, ni cruje
ante los ojos plásticos del vacío.

El cuerpo se reconoce en su caudal.

***

Esta palabra es la sombra de su designar, apenas
un asomo del chasquido que pretende, jamás
devela más bien esconde a su propia silueta, con la urgencia
de un niño llevando el agua entre sus manos, con el duelo
de la espuma muriendo entre las piedras, con el fuego
que marca el rostro tras la máscara.

***

La bala cruzando enroncada el lóbulo izquierdo
es el lado del que decidió caer la moneda:

el misterio escrito en los ojos o en el musgo.

***

Que se apague la ciudad en sus luces
cuando bajo un techo confeso
dos cuerpos se encuentren sin coraza.

miércoles, 13 de abril de 2016

Algunos poemas de "Desbautízame" (Ediciones Oxímoron, 2015)

Fisura

Trasunta la niebla la madre del odio
cubriendo los gritos con llanto piedra
despoja de ropas la cama cansada
llamando a las puertas, marcando las calles
que el niño ya silba en tu vientre y te espera.





Desbautízame

Me niegas la caída al pozo
condenas el autosacrificio
a manos de este yo cansado
aun cuando es claro que es tarde
que como resonaron las palabras de otro
no merece la pena matarse, siempre
lo hace uno demasiado tarde.

Pero arrojaste a tu hijo a cargarla
carnada entre buitres hambrientos.

Se entregó su cuerpo al látigo
con la docilidad del clavo
o del suicidio implacable:
la espina.
Lo asististe -hipócrita de hipócritas-
en su frente. No me digas
que ese pobre es tu hijo.

Y entre adorar y orar te dieron oro.

Cruzaste la vereda sobre la cruz de tu hijo
te sentaste a la mesa de los llenos
engulliste manjares
manchados de sangre salada, las costras
de los que no aceptamos cruzar
de los que damos el pellejo cuando cruje
serán astillas en sus tráqueas.

Han parido en un lugar del Edén
el génesis de este rojo apocalipsis.

Nada más podrá nacer de la tierra que el polvo
tu regalo fue el frío y el olvido
la piedra que no suda ni llora
la mancha en la sotana, la culpa
del vacío ante el plato de comida





Letras en la llaga
“Do you have enough bone-broken limbs to cover the sun?
Hand me over your dead and give me the list of their names
in one thousand two hundred word limit.
Today, my body was a TV`d massacre that had to fit into sound-bites
and word limits and moves those that are desensitized to terrorist blood.”
(Rafeef Ziadah)


Mi nombre está marcado por el fuego
de doce tribus como doce semillas
quemadas por el fósforo blanco
de la estrella nación.

Mi nombre está marcado por la guerra
el odio al padre, el desprecio del hijo
la lucha de clanes
con manos de sangre.

Mi nombre está marcado por el huacho
aquel forzado a partir lejos
el abandonado en la orilla contraria
frente a la arena cristiana.

Mi nombre está marcado por la tierra
del gitano sediento de vida
niño bastardo expuesto a filo de cuchillo.

¡Agar madre esclava!
No pudieron con tu fuerza
nada consiguieron con el destierro
de una madre y su hijo
tigres fuimos
somos tigres
habitamos el desierto.





Deshijado

Deshijado
Qué pena que cargan tus hombros, qué dolor
cuelga de tus bolsillos, quién comprende
lo insufrible del viento, quién el cuerpo
abatido por sangre.

No derramas ni brindas el silencio
los ojos son la sombra del murmullo
pendiendo en un canto truncado
entre metales de una clínica tumba.

No llora tu carne al temblor de las manos
tu risa un intento fallido el respiro
no es grito la baba en los dientes
más libre soy muerto, que tú deshijado.




Edén en ruinas

Allá arriba plazas y parques
juegos vacíos acompañados
por el óxido.
Allá abajo
ni plazas ni parques:
solo tierra baldía

y un enjambre de niños
jugando a ver un parque
entre los años del polvo.




O el río

“Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre (…)” (Salvador Allende)

“Y en cuanto llegue la aurora, armados de una ardiente paciencia, entraremos en las espléndidas ciudades.” (Arthur Rimbaud)


¿Qué se lleva la lluvia en su caída
el río o su nombre o la tierra miseria
la ciudad cuyo vientre olvidó el cauce?

Se abrirán las espléndidas riberas
por donde pasarán las aguas libres
de la rabia.

Los quiero ver, buitres, ese día.




 Ladrido

Calles inmóviles

solo el ojo ve el silencio
antes de la explosión.


  


Pelea de perros
“A un lado ladridos
al otro Justicia”

Sueños husmeando la fisura del sueño
entre agua y humo tóxico se plasman
tangibles mordiendo respuestas demoran
su llegada, brillan los ojos profundos.

Sus cruces señaléticas no bastan
para que reculen los muertos de antaño
de hoy, este ciclo no para y repite
lo vivido por padres que perdieron hace tanto ya esa esperanza
entre velos de mentiras mordiéndose la cola
verdades, el arcoíris gris                                                     
como sus ternos zapatos corbatas
gris como el pavimento edificios grises
los colores, así con ojos en blanco y negro
la ciudad sin carnaval.

Hoy traemos colores y ladridos
hoy el carnaval es nuestro, de todos nuevamente                       
y nos unimos callejeros viejos canes
somos la jauría que creíste muerta de hambre
hambre hay
y eres la cena esperada.




Polillas

Somos palmo a palmo somos
noche nacemos, polvo
el destino retorno
el vago resplandor ciega
buscamos lo oscuro en la luz.

Creímos en alas de cera
creemos en el polvo de las alas.